Seleccionar página

Guadalupe es una isla volcánica situada a 241 Km. de la costa mexicana de Baja California y uno de los lugares, junto con Sudáfrica, donde más población de tiburones blancos se registran a nivel mundial.

Durante las 21 horas de trayecto hacia Guadalupe en mi cabeza se alternaban distintas emociones, por un lado la excitación propia de la admiración y respeto que me causa un animal que me ha fascinado desde pequeño y por otro los miedos lógicos de cualquier ser humano cabal que se iba a meter en el agua con el tiburón más potente, rápido y perfecto de la creación. Continuamente me asaltaba la misma pregunta mental: ¿que sentiré cuando lo vea por primera vez desde la cubierta del barco?… quedó respondida nada más producirse el avistamiento.

25 de Agosto de 2016 el Sea Scape ancló frente a la costa de la isla de Guadalupe tras 21 horas de trayecto desde el puerto de Ensenada en Baja California, era un día soleado con una agradable temperatura ambiente. Tras el briefing por parte de la tripulación de cómo se iba a proceder, se arriaron las dos jaulas de seguridad y se lanzaron al agua los cebos para intentar que se acercara al punto de inmersión. Nada más entrar los dos grandes trozos de atún en el agua, amarrados a un cabo y una boya cada uno para que no se hundieran, apareció en la superficie del agua la “tan temida” aleta. Un precioso ejemplar de unos 3,5 metros apareció ante nuestros fascinados ojos y en ese momento mi pregunta obtuvo la respuesta ¡quiero entrar en el agua ya!

El tiburón blanco -carcharodon carcharias- se encuentra en la parte superior de la cadena alimenticia y salvo por orcas, cachalotes y desgraciadamente el ser humano, no tiene depredadores a los que temer. Su alimentación es carnívora y en su dieta se encuentran peces, rayas, calamares, tortugas y aves, aunque cuando es adulto y por consiguiente necesita mayor aporte de energía, consume grandes cantidades de grasa que se encuentra en animales como leones marinos, focas, delfines, cadáveres de ballena, incluso otros tiburones.

Un blanco adulto pueden engullir 20 kg. de carne de un solo bocado. Para ello posee dos mandíbulas con varias hileras de dientes retráctiles, semejantes a las uñas de un felino, que proyecta hacia afuera en el momento del ataque y hacia dentro al cerrar la boca, ejerciendo una presión de 1.8 toneladas por cm2.

Para detectar a sus presas utiliza fundamentalmente el olfato, un sexto sentido denominado ampollas de Lorenzini, la vista y el oído.

El tiburón blanco ve y oye perfectamente, su sentido del olfato ocupa las 3/4 partes del cerebro siendo capaz de detectar una gota de sangre en 1.000.000 de m3 de agua a 1 Km de distancia y las ampollas de Lorenzini, sensores electromagnéticos que posee en el morro, le suministran información de los campos electromagnéticos y del gradiente de temperatura del agua. Son capaces de cambiar su temperatura corporal rápidamente y arrancar con una fuerza explosiva que le impulsa a más de 60 Km/hora por la potente musculatura de su aleta caudal.

El agua de Guadalupe es transparente, con una temperatura de 22ºC y una visibilidad en torno a los 40 metros. Las jaulas tienen capacidad para 4 personas con unas ventanas perimetrales que permiten sacar con comodidad los equipos de fotografía y parte del cuerpo en un momento determinado. Cuando le ves por primera vez bajo el agua, en su medio natural, a escasos 20 cm y pasa lentamente mirándote con un ojo redondo color cobalto de iris azul oscuro, sientes su fuerza, estás frente a un animal perfecto que no ha evolucionado desde su creación para adaptarse mejor al medio pues, sencillamente, no lo necesita.

Es totalmente mimético cuando viene de frente o desde abajo se confunde con el color de fondo del agua y cuando está en superficie su parte inferior es blanca como la superficie con el sol incidente, lo que hace que le veas cuando está muy cerca. Cuando se acerca sigilosamente tienes la sensación que planea en el agua, con las aletas pectorales a modo de alas de avión y la dorsal a modo de timón es capaz de cambiar de dirección rápidamente para atacar el cebo de abajo arriba. Cuando esta situación se produce, el ataque es implacable.

No hay ningún ejemplar de blanco idéntico a otro, ni por morfología, comportamiento, distribución de las manchas de la piel o expresión. Su comportamiento es jerárquico y los juveniles desaparecen cuando se acerca un adulto. Lo mismo sucede con los ejemplares de menor tamaño, respecto a los más grandes que se corresponde con los de más edad. Las hembras son más grandes que los machos y alcanzan la madurez reproductiva entre los 12 y los 14 años y dan a luz cada 2 o 3 años.

El tiburón blanco -carcharodon carcharias- se encuentra en la parte superior de la cadena alimenticia y salvo por orcas, cachalotes y desgraciadamente el ser humano, no tiene depredadores a los que temer. Su alimentación es carnívora y en su dieta se encuentran peces, rayas, calamares, tortugas y aves, aunque cuando es adulto y por consiguiente necesita mayor aporte de energía, consume grandes cantidades de grasa que se encuentra en animales como leones marinos, focas, delfines, cadáveres de ballena, incluso otros tiburones.

Un blanco adulto pueden engullir 20 kg. de carne de un solo bocado. Para ello posee dos mandíbulas con varias hileras de dientes retráctiles, semejantes a las uñas de un felino, que proyecta hacia afuera en el momento del ataque y hacia dentro al cerrar la boca, ejerciendo una presión de 1.8 toneladas por cm2.

Tras cuatro días de inmersiones continuas, la información facilitada amablemente por el Dr. Mauricio Hoyos Padilla, una de las máximas autoridades a nivel mundial en el estudio del tiburón blanco, en cuanto a comportamiento, hábitos, caracterísiticas, habitat, etc. y de estar observando con detenimiento el comportamiento de este animal en el agua, mi fascinación ha aumentado todavía más, si cabe. Es una maravilla de la creación, es perfecto, rápido, implacable a la hora de cazar y bello, enormente bello, en toda la extensión de la palabra.

La diferencia es que ahora no tengo duda alguna que la fama de devorador de hombres que le precede es totalmente infundada, que debemos proteger a todas las especies de tiburones del planeta pues, su labor de equilibrio del ecosistema es fundamental para que nuestros mares y océanos sigan siendo fuente de vida y riqueza. Es imprescindible que las autoridades de los distintos países se pongan manos a la obra en la protección, prohibiendo las carnicerias que se ralizan con el único fin del lucro pero, es mucho más importante, educar a las nuevas generaciones en cuanto a la importancia que tendrán en un futuro las acciones que realicemos en el presente.

Equipo utilizado en el agua

Cámara Olympus OM-D E M1
Objewtivo M. Zuiko 12-40 mm 1:2.8 PRO
Objetivo M. Zuiko 8 mm 1:1.8 Fisheye PRO
Carcasa submarina Aquatica
Luz natural

Equipo utilizado en superficie

Cámara Olympus OM-D E M1
Objetivo M. Zuiko 40-150 mm 1:2.8 PRO con duplicador.